Landlord

Proyección del recorrido en primera persona en el laberinto formado en maíz, Lanlord, donde cada espacio es habitado por una decisión tomada. Como en la vida misma, donde decidimos si tomar Pepsi o Coca Cola.

Así nuestras decisiones se han convertido en un abanico de oportunidades limitadas nublado por la abrumadora originalidad de nuestros carceleros, limitados por la cultura del consumo. No hay luz que brille fuera de esta trampa donde vivimos despojados del destino, causa y trayectoria propios.