Sucesión Compulsiva

Sucesión Compulsiva, 2016

Norberto Miranda

244 x 122 cm

Mdf, cartón, transistores, alambre, pelotas de Ping Pong

Sucesión Compulsiva es un sistema aleatorio de recorrer laberintos. Un laberinto formado por la sucesión modular de espacios cuadriláteros idénticos, contiguos en cada uno de sus lados, no es un camino retorcido con callejones sin salida. Es una alegoría de la libertad como se vive en la ciudad, tan llena de opciones (cuatro) con decisiones que nos llevan a otros lugares con las mismas condiciones. Una sucesión compulsiva de estancias que nos mantienen hacinados en la permanente búsqueda de la libertad.

Los grabados de la serie Carceri d’invenzione de Piranesi describen una serie de espacios arquitectónicos sobre saturados donde se puede observar a la gente transitando o cohabitando en en la búsqueda o pérdida de la libertad.

Sucesión Compulsiva comparte este espíritu al señalar una lucha sin sentido por la libertad, descartando cualquier calidad moral del preso contenido en estos edificios; un esfuerzo infructífero sobre el camino que ha sido mil veces explorado, cuyo desgaste genera su propio misterio, al que se aferra la desesperación de quién se siente cautivo.

“El día de hoy, toda oficina eficiente y toda fábrica actualizada es una prisión panóptica, en la que el trabajador sufre (más o menos, de acuerdo con el carácter de quien lo supervisa y su propio grado de sensibilidad) por la conciencia de estar dentro de una máquina…”

Piranesi, cárceles imaginarias

“El verdadero horror de estar inmerso en un panopticón industrial o administrativo no es el hecho de que los seres humanos se transformen en máquinas (Si esto se pudiera, podrían ser perfectamente felices en sus prisiones) no, el horror consiste precisamente en el hecho de que no son máquinas, sino animales amantes de la libertad, mentes altamente capaces y espírtus semejantes a los dioses, que se encuentran subordinados a las máquinas, obligados a vivir, si a eso se le puede llamar vivir, en el túnel sin sentido de un sistema arbitrario e inhumano.”

-Aldous Huxley, Prisons, 1949

El laberinto tiene por objeto reflexionar la búsqueda compulsiva por la libertad, y propiciar la conciencia de estar perdido. El fomento de esta noción es considerable como un paso básico para lograr fundarse en el aquí y el ahora, declarando que uno está perdido y no que todo está perdido. Solo así se puede comenzar a tejer nuevas referencias partiendo de nuestro propio cuerpo y de un suceso situacional manifiesto.

Sucesion compulsiva